Musicoterapia

¿Qué es?  Es una terapia que utiliza la música y sus componentes (el sonido, el movimiento y el silencio) para establecer una relación entre el musicoterapeuta y el paciente o grupo de pacientes,  permitiendo a través de ella mejorar su calidad de vida.

En la Musicoterapia son especialmente importantes los elementos de tiempo, espacio, lugar y un sujeto o grupo de sujetos con una evaluación previa.

¿Quién la puede impartir? El musicoterapeuta es la persona más adecuada y preparada para aplicar sus conocimientos en un proceso terapéutico. Debe tener una formación musical, psicológica y además debe poseer conocimientos profesionales en el campo de la musicoterapia, tanto a nivel práctico como teórico.

¿Para quién? Es eficaz para personas de todas las edades y con características muy diversas. La musicoterapia se puede aplicar en personas que presenten perturbaciones emocionales, retrasos del desarrollo, dificultades de aprendizaje, deficiencias físicas, déficit auditivos y visuales, problemas de salud mental, adicciones, traumatismos craneales, trastornos autistas, TDAH, situaciones de hospitalización, agresión y de abandono físico o psicológico y situaciones de cuidados paliativos.

Es importante destacar que los objetivos de trabajo en el tratamiento de musicoterapia van a variar dependiendo de la población en la que se aplique y las características propias de cada persona.

Las sesiones y su duración: Las intervenciones se llevan a cabo en sesiones individuales o de grupos. Previamente, se trabaja individualmente como preparación para una posible inclusión dentro de un grupo. Este proceso puede ser lento o rápido, variando en función de cómo se desarrolle el niño o adulto en las sesiones individuales.

El tiempo de las sesiones varía en función de las circunstancias del sujeto, pero suelen oscilar entre 30 minutos las individuales y de 45 minutos a 1 hora las grupales.